En el Día Internacional de la Mujer vea cómo las cuestiones de género configuran la migración

Suiza – La empatía consiste en ser capaz de adoptar la perspectiva de otra persona, experimentar la singularidad de su situación, sin juzgar pero reconociendo las emociones de esta persona. Ello puede representar un verdadero reto, en un contexto de apremiantes plazos y notificaciones. Con motivo del Día Internacional de la Mujer en 2017, la Unidad de Coordinación de Cuestiones de Género de la Organización Internacional para las Migraciones ha concebido una exposición que conduce a los participantes a través de un viaje migratorio interactivo por las dimensiones de género, con miras a fomentar su empatía y el entendimiento de la incidencia de las cuestiones de género en los migrantes de todos los sexos. La exposición interactiva se inaugurará en la Sede de la OIM en Ginebra (Suiza), el miércoles 8 de marzo de 2017. Los materiales estarán disponibles en los siguientes meses para las misiones que estén interesadas en organizar la misma exhibición.

Esta exposición dará a conocer a los participantes el caso de  Sachini, procedente de Alawwa (Sri Lanka), que afronta dificultades en su hogar y expectativas exigentes por parte de sus demás familiares. Sachini tiene ante sí la oportunidad lucrativa de emigrar al extranjero para desempeñar un trabajo doméstico en Kuwait, pero conoce bien los retos y riesgos potenciales. Si fuera Sachini, ¿emigraría a Kuwait dejando a su familia atrás?

Los mercados laborales tienen sesgos de género. Esto conlleva que las mujeres generalmente desempeñen trabajos domésticos y de cuidados y que los hombres trabajen en el sector de la construcción.

Es probable que las mujeres opten por migrar como vía de escape o con otros fines de empoderamiento, sin tener debidamente en cuenta algunos de los riesgos potenciales. La OIM trabaja para reducir la vulnerabilidad, la estigmatización y la discriminación que pueden acarrear los estereotipos de género perniciosos en todas las etapas del ciclo migratorio, para así fomentar una mayor autonomía, autoconfianza y estatus social entre todos los migrantes.

Ali, de Siria, nos habla del viaje que realizó a través del Mediterráneo en dirección a Malta, gracias a la camaradería de otros migrantes que le ayudaron a afrontar sus discapacidades físicas. Una vez instalado en el campamento de migrantes, Ali encara los retos derivados de su discapacidad física, pues depende del apoyo de los demás y no puede participar de manera plenamente satisfactoria en su nueva comunidad. Si fuera Ali, ¿dejaría de lado su orgullo y pediría más ayuda?

Theodora Suter, Directora de la  Unidad de Coordinación de Cuestiones de Género de la OIM afirma: “Este viaje interactivo es esencial para conocer y apreciar plenamente los distintos retos que plantean las cuestiones de género en cuanto a las oportunidades y las expectativas de los migrantes. Esperamos que ello favorezca las asociaciones y las iniciativas de interlocutores múltiples con miras a abordar el nexo entre el género, la migración y el desarrollo. Más aún, esperamos que ello brinde una oportunidad para que todos reflexionemos sobre la notable incidencia de las cuestiones de género en las experiencias migratorias de distintas personas”.

Al participar en esta exposición le invitamos a reflexionar sobre algunas de estas experiencias. La Unidad de Coordinación de Cuestiones de Género espera que esta experiencia sea tan informativa como estimulante.