Empoderando migrantes durante las crisis: Acción Climática en el Sudeste Asiático

Foto: OIM

Blog
13 Oct 2022
By: Anindya Dutta

Asia Sudoriental, 13 de octubre de 2022 – La movilidad humana sigue siendo una característica distintiva del mundo actual, impulsada por motivaciones diversas, y que tiene lugar por canales regulares e irregulares, voluntaria e involuntariamente. A nivel mundial, somos testigos con cada vez más frecuencia del impacto del cambio climático y de la degradación ambiental en las tendencias de movilidad humana.

En el Sudeste Asiático, millones de personas están en movimiento dentro y fuera de la región buscando refugio o empleo, y los efectos cada vez más intensos del cambio climático probablemente influirán sobre estos complejos flujos migratorios. La región es particularmente vulnerable a los desastres medioambientales, incluyendo inundaciones, sequías y tormentas, además de otros efectos del calentamiento global. Myanmar y Tailandia están entre los 10 países  del mundo que más pérdidas han sufrido debido a eventos vinculados al cambio climático entre 2000 y 2019, en tanto que Camboya y Vietnam se encuentran entre los principales 20. Si bien es difícil pronosticar la escala de la movilidad humana derivada de los impactos del cambio climático, sin una acción concreta de por medio, podemos esperarque más personas seguirán desplazándose en el futuro.

Estas tendencias plantean riesgos adicionales para los migrantes, en especial para los que se encuentran en situación irregular y que posiblemente tendrán un grado menor de resiliencia ante las crisis. A menudo los migrantes no son incluidos en los planes de preparación y respuesta ante desastres, ya sean nacionales o locales. En tiempos de crisis las poblaciones de migrantes no siempre tienen acceso a mecanismos de protección social o a información en tiempo oportuno – magnificando las necesidades que deben abordarse.

Para responder a los desafíos emergentes que los migrantes enfrentan en contextos de crisis, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha facilitado la implementación de una iniciativa liderada por el Estado con el nombre de Migrantes en Países en Crisis (MICIC), la cual apoya a gobiernos y otros actores claves desde 2014 con el objetivo de mejorar la protección de los migrantes en países que atraviesan crisis.

La OIM promueve el reconocimiento de los vínculos entre la movilidad humana y los peligros del cambio climático además del abordaje de los mismos a nivel local, nacional, regional e internacional. Foto: OIM

La iniciativa MICIC ha llevado a la redacción de un conjunto de directrices y principios voluntarios para la Protección de los Migrantes en Países que Enfrentan Conflictos o Desastres Naturales.

En Asia Sudoriental la OIM ha estado trabajando muy estrechamente con los Estados Miembros para el mejoramiento de la capacidad de los gobiernos y asociados con miras a la adopción e implementación de estos principios. En el contexto de esta iniciativa, el Gobierno de Filipinas se ha destacado desde el comienzo, liderando junto a los Estados Unidos el proceso de diálogo para el desarrollo de las directrices.

El Gobierno Real de Tailandia fue uno de los primeros países de Asia Sudoriental que adoptó la Iniciativa MICIC. Se dieron varios pasos para incluir las directrices en sus políticas y marcos operativos. La OIM apoyó la traducción de las directrices al tailandés y, a nivel comunitario, ha estado llevando a cabo una serie de capacitaciones desde 2016 con el objetivo de fortalecer las capacidades de funcionarios y migrantes en la preparación, respuesta y recuperación de los desastres.  Por medio de una variedad de capacitaciones, talleres y debates en aulas y de la difusión de eventos, además de ejercicios de simulación en vivo, más de 170 funcionarios y 1.500 miembros de la comunidad alcanzaron  un conocimiento cada vez mayor de las medidas de preparación, respuesta y recuperación que tienen en cuenta las necesidades de los migrantes.

La OIM asistió al Departamento de Prevención y Mitigación de Desastres (DDPM) perteneciente al  Ministerio del Interior, con el propósito de establecer un grupo de más de 50 capacitadores líderes en gestión de albergues. El grupo estaría conformado por representantes del DDPM, del Ministerio de Desarrollo Social y Seguridad Humana (MSDHS) y de la Cruz Roja de Tailandia. Además, la OIM apoyó al DDPM para el desarrollo de directrices para el establecimiento, la operacionalización y la gestión de albergues colectivos – espacios seguros abiertos para recibir a las poblaciones de migrantes.

Para familiarizar a los actores claves con las directrices para la gestión de albergues, la OIM facilitó ejercicios de simulación que permitieron que el equipo de respuesta inicial pudiera identificar los desafíos que los migrantes enfrentan, aprender de las experiencias de los demás y asegurar que los migrantes tengan un acceso igualitario a los albergues. Estas iniciativas pusieron el foco en la comprensión de los desafíos planteados por los desastres naturales que son frecuentes en Tailandia, como inundaciones, aludes y  tsunamis. Siguiendo las directrices de la MICIC, el DDPM organizó simulacros de tsunamis en las provincias en riesgo con la participación de las comunidades de migrantes.

Foto: OIM

Asimismo en Camboya, la República Democrática Popular Lao y Tailandia, la OIM está trabajando con los gobiernos para fortalecer la capacidad de los funcionarios consulares de modo tal que los países de origen y destino puedan colaborar efectivamente en lo relacionado con la asistencia  a los migrantes en crisis. La OIM está también fomentando la participación de los actores de la sociedad civil para ampliar su comprensión del rol que pueden desempeñar en la protección de los migrantes en tiempos de crisis. Finalmente la OIM brinda su apoyo a la Secretaría de la Asociación de Naciones de Asia Sudoriental (ASEAN) para el desarrollo de directrices regionales para la protección de trabajadores migrantes en situaciones de crisis.

Mientras nos acercamos a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático 2022 (COP27), la OIM promueve el reconocimiento de los vínculos entre la movilidad humana y los riesgos medio ambientales para su abordaje a nivel local, nacional, regional e interregional. En observancia del Objetivo de Desarrollo Sostenible 13, necesitamos incrementar la acción y los recursos en favor de medidas de adaptación al cambio climático, con el objeto de evitar y minimizar el desplazamiento, cuando y donde sea posible, además de aumentar el nivel de resiliencia de las personas.

Enfrentada con la amenaza de una crisis climática cada vez peor, la OIM en Asia Sudoriental está comprometida con el trabajo junto a los Estados Miembros para proteger a las personas en movimiento. Con un fuerte liderazgo y control por parte del gobierno, la institucionalización de los principios de la MICIC en los planes de preparación y respuesta permitirá que los migrantes reciban el apoyo necesario, garantizando que no dejemos a nadie atrás en la lucha contra el cambio climático.

La tarea de la Iniciativa Migración en Países en Crisis (MICIC) de la OIM en Asia Sudoriental es actualmente financiada por la Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM) del Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica, a través del Programa de Migración Regional en Asia.

 

Escrito por Anindya  Dutta, Oficial de Proyectos de la OIM Tailandia,  MICIC y Migración, Medio Ambiente y Cambio Climático

SDG 10 - REDUCCIÓN DE LAS DESIGUALDADES
SDG 13 - ACCIÓN POR EL CLIMA
SDG 17 - ALIANZA PARA LOGRAR LOS OBJETIVOS